enero 2009

Una empresa, independientemente de su tamaño, esta en constante evolución. Día a día vamos ampliando nuestro mercado, añadiendo nuevos servicios, productos y adaptándonos a las nuevas tendencias.

Y la imagen corporativa debe acompañar en esa evolución. El logotipo y los demás elementos también deben evolucionar y actualizarse para que sigan reflejando la misión y el carácter de nuestra empresa.