Autor: Carla Delgado - CDI

En ocasiones, algunas personas deciden contratar a un diseñador gráfico para llevar a cabo un proyecto de diseño sin tener claro el objetivo concreto que desean conseguir en ese proyecto.

Sea cual sea el tipo de diseño, bien sea diseñar una imagen corporativa, diseñar un logotipo, o un folleto publicitario, debemos tener claro que pretendemos comunicar. Que imagen es la que queremos proyectar a nuestro público.

Durante mucho tiempo, he estado probando diferentes tipos de formatos publicitarios intentando buscar cuál es más eficaz, y después de probar unos cuantos, encontré uno que literalmente “reventó” todos los resultados: El Postcard.

Dentro de todos los formatos publicitarios que existen, el postcard es uno de los más eficaces para captar a clientes potenciales.

Su éxito no reside solo en el formato, sino cómo este formato es utilizado para captar la atención del público llevando a cabo una estrategia de 2 pasos: 1º Captar la atencion a través del postcard y 2º Conduccirle a que obtenga más información

Una empresa, independientemente de su tamaño, esta en constante evolución. Día a día vamos ampliando nuestro mercado, añadiendo nuevos servicios, productos y adaptándonos a las nuevas tendencias.

Y la imagen corporativa debe acompañar en esa evolución. El logotipo y los demás elementos también deben evolucionar y actualizarse para que sigan reflejando la misión y el carácter de nuestra empresa.