Autor: Carla Delgado - CDI

Podemos hablar mucho sobre cómo rentabilizar un blog, sobre cómo crear cursos online o sobre la importancia de crear un blog profesional donde compartir tus conocimientos, pero nada de esto podría funcionar si no tenemos una comunidad de seguidores. Tu blog podrá tener muchas visitas pero solo estarán de paso.

Si consideras que tu blog está bien posicionado, logras atraer un gran volumen de tráfico y esto te permite que tu sitio web funcione, puedes llegar a creer que estás haciéndolo perfectamente bien. ¿Pero qué ocurre si Google cambia su algoritmo y esto hace temblar tu posicionamiento?

Muchos profesionales tienen grandes conocimientos sobre su temática y eso les posiciona un buen lugar para poder sacar más rendimiento a aquello que saben y no limitarse solo a ofrecer un simple servicio.

Asi que si es ese tu caso, tienes una increible oportunidad para sacar a relucir todo lo que sabes y convertirlo en un interesante producto digital.

Limitar tus ingresos a un solo tipo de producto es un auténtico error. No importa que tengas un pequeño negocio, seas freelance o trabajes por tu cuenta.

En cualquiera de los casos y, con más motivo si cabe cuando somos pequeños emprendedores, tenemos que buscar diferentes vías de ingresos y a la vez, que no nos supongan una mayor inversión de nuestro tiempo.

Si eres de los que me conoce desde hace algún tiempo imagino que te habrá extrañado este episodio ya que sabes que siempre he dicho que crear un blog es fantásticas idea para darnos a conocer de forma online.

Y sigo pensando exactamente lo mismo…

Pero si he hecho este episodio porque sé que últimamente hay un gran furor en emprender online y parece que cualquiera puede generar ingresos con un mínimo esfuerzo.

Que en un blog se pueden ofrecer productos y servicios eso lo tenemos claro. Sin embargo, no por el hecho de incluir opción de compra en nuestro blog vamos a conseguir generar ventas.

Si este es tu caso, puedes aprender del ejemplo de Ecocutanea a vender productos en un blog. En esta web se ofrecían productos y servicios pero no estaban lo suficientemente destacados como para que la audiencia se percatara de ellos.